Convicción. Eso fue lo que demostró el equipo Supersónicos durante su enfrentamiento frente a Gladiadores de Anzoátegui, en el que se logró un importante triunfo de 84 a 80, que virtualmente allanó el camino de la nave hacia la postemporada.

El desafío de la jornada dominical no fue nada fácil. Pese que a cualquiera que haya visto solo la primera mitad del jugo, pueda decir lo contrario. Y eso, basado en que el conjunto espacial dominó con cierta comodidad los primeros 20 minutos del partido.

El primer parcial finalizó 26 a 16 a favor de Supersónicos, gracias a una pletórica ofensiva combinada entre los criollos Tulio Cobos y Alejandro Bernal, quienes causaron fuertes estragos en la defensa oriental, que no halló, en su momento, como detenerlos.

Para el segundo cuarto, Miranda mantuvo su arrollador ritmo. Gladiadores se defendía con todo, pero no podían hacer mayor cosa ante un inspirado elenco sideral, que veía como todos y cada uno de los jugadores que puso sobre la cancha generaron dividendos, incluido el foráneo Jaelyn Johnson, que no quiso desentonar y fue artífice del sólido 57 a 39 con el que se marcharon los sónicos al descanso.

Todo cambió para la segunda mitad del careo escenificado en el Gimnasio Ciudad de La Asunción de Nueva Esparta. 

Los guerreros de Anzoátegui, naturalmente mejoraron lo que venía siendo sus desaciertos y de a poco, sacaron provecho del agotamiento que le dejó a Supersónicos el esfuerzo de los dos primeros tramos.

Sin embargo, los dirigidos por José Gallardo, se las ingeniaban para evitar males mayores. Cobos, en compañía de Johnson y también de Alex Morillo, eran los encargados de neutralizar los avances de Gladiadores, uno tan potente que redujo la diferencia hasta a 8 puntos (71 a 63), consumados tres capítulos.

Para el periodo final, los de Anzoátegui continuaron con su arremetida. Gallardo buscó siempre la manera de frenar tal embestida, pero poco a poco las ventaja se iba reduciendo producto de la férrea defensa aplicada sobre sus tripulantes.

Fue así como en la recta final, la escuadra de Gladiadores volvió de lleno al encuentro e incluso, llegó a tomar el liderato de las acciones. 

Conscientes de que un traspié significaba la eliminación inminente, Gallardo basó sus estrategia en la experiencia de Morillo y Cobos, que en esta ocasión no defraudaron. El piloto, aprovechó una falta recibida sobre los segundos finales, para con frialdad anotar dos tiros libres que le dieron cifras definitivas al compromiso y otorgarle a los suyos la cuarta victoria del certamen.

“A decir verdad, no tengo palabras que decir sobre el juego. Solo me queda agradecer el gran esfuerzo, la entrega y la actitud que exhibieron hoy mis muchachos, a sabiendas de la magnitud del compromiso que teníamos por delante y el difícil rival que teníamos en frente, alcanzó a decir el profesor Gallardo, con satisfacción, pero con la presión natural de un complicado enfrentamiento que al final inclinó la balanza a su favor.

Supersónicos retorna al tabloncillo el día martes para encarar otro difícil pleito frente a los locales Guaiqueríes de Margarita, en el que se intentará nivelar el récord y buscar la mejor posición posible en la tabla, con la mente fijada ya en la ronda de playoffs.