Supersónicos se sacudió rápidamente una dolorosa derrota durante su partido anterior y retomó el sendero exitoso con una importante victoria de 81 a 76 sobre Cangrejeros de Monagas.

La colectividad fue la gran protagonista del partido para los espaciales, que pudieron sobreponerse a un inicio dubitativo, en el que cedieron los dos primeros cuartos, aunque siempre pudieron mantenerse cerca de los orientales, gracias en gran parte a lo que fue el aporte del alero Alejandro Bernal.

“El Bombardero” no usó su preponderado recurso perimetral para hacer daño. Por el contrario, se valió de sus destrezas debajo de los tableros para sumar 12 unidades antes del descanso, mismo en el que Cangrejeros se mantuvo al frente 38 a 36 (24-22;14-14).

El coach José Gallardo utilizó el entretiempo para reordenar filas. La importancia de cada juego es clave y consciente de ello, se apoyó en sus elementos más noveles para el tercer periodo y los mismos generaron grandes dividendos.

Entre Bernal, Yeferson “Bebé” Guerra y Wilklerman Gómez causaron daño a los monaguenses, hasta tal punto, que lograron revertir el resultado. No obstante, detrás del notable rendimiento de este trío estuvo omnipresente siempre la figura del experimentado Tulio Cobos, que en esta ocasión dejó su ofensiva a un lado para dedicarse a poner a jugar a sus compañeros y lo hizo de gran forma. El parcial cerró con Supersónicos arriba 54 a 51.

Para el último periodo, los siderales comandados por el novel Guerra (solo 18 años de edad), dieron continuidad a su ritmo ofensivo y pudieron de a momentos colgar una ventaja considerable en la pizarra. Cangrejeros nunca bajó los brazos, y sobre los minutos finales tuvo un intento de remontar, pero nuevamente la experiencia de hombres como Cobos y el propio Alexander Morillo, evitó la debacle y por el contrario brindaron tranquilidad para que Supersónicos obtuviese su segundo lauro de la Copa de la Superliga.

Alejandro Bernal se erigió como el gran anotador de la tarde-noche en Margarita. El maracayero se bajó con 19 puntos y además aportó 5 rebotes.

Guerra, por su parte, tuvo su primera gran faena como profesional al totalizar 16 unidades. Se ubicó tercero en el renglón ofensivo por detrás de los 17 cartones que diseminó el extranjero Jaelyn Johnson, quien además capturó 8 balones desde las alturas.

En tanto, El Tractor Cobos tuvo una jornada inédita en su dilatada carrera. El mirandino concretó su segundo doble-doble del certamen, aunque el mismo no contó de dos dígitos en rebotes, sino en asistencia al repartir hasta 13, cifra tope en su trayectoria.

Un total de 10 de los 11 jugadores que vieron acción por Supersónicos pudieron anotar al menos dos puntos. 

“Fue un partido con mucha intensidad. El equipo se vio bien, pero debe mejorar en los aspectos defensivos, tanto altos como bajos. Tener mayor consistencia ofensiva. Tengo un sabor agradable al observar que en conjunto podemos producir y lograr los objetivos planteados”, declaró el coach Gallardo.

Supersónicos vuelve a saltar a los tabloncillos tan pronto como la noche de este martes, para medirse con Gladiadores de Anzoátegui en el que marcará su cuarto desafío en la todavía naciente Copa.