La estampida de Broncos de Caracas se estrelló contra una nave de Supersónicos que pudo aguantar sobre el final para salir airosa 78 a 73 en su estreno en la Copa de la Superliga Profesional de Baloncesto venezolana.

El primer objetivo específico dentro del proyecto espacial para esta contienda fue alcanzado: victoria en el primer desafío.

Fue un triunfo sufrido. Trabajado. Un rival difícil que vendió caro la derrota hasta los últimos instantes, pero que no le alcanzó para sobreponerse tras los golpes supersónicos. Además, sirve para remozar de confianza al plantel de cara a lo que serán los próximos desafíos.

Fue un compromiso de circunstancias extrañas. En la que los dirigidos por José Gallardo mostraron facetas distintas. Una inicial desde el primer cuarto en el que se lució falto de atino y en ocasiones la suerte también jugó un papel fundamental. Tanto así, que en 10 minutos, tan solo se pudieron anotar 9 puntos por 11 del adversario.

Para el segundo parcial y tras los ajustes del entrenador, la calidad del plantel supersónico se puso de manifiesto tras anotar hasta 29 contables con José “Chon Chon” Manaure en plan estelar en ofensiva (10 puntos) y limitar al rival a solo 15 cartones, lo que los hizo marcharse al descanso con una diferencia de 38 a 26.

Luego del entretiempo, Supersónicos dio continuidad a su ritmo avasallante. Sacando de momento a Broncos de la cancha tras colgar una ventaja de 21 puntos, en esta ocasión gracias en gran medida al trabajo de Alejandro Bernal, quien anotó hasta 9 veces consecutivas y cerrar el tercer capítulo arriba por 61 a 47.

Sin embargo, ese paso arrollador no pudo ser sostenido para la etapa final. Broncos presionó con defensa extendida y eso logró causar estragos en las filas siderales, que con desaciertos fueron cediendo terreno y permitieron que el contrario pudiera acercarse en la pizarra hasta por un punto cuando el cronometro ya indicaba poco más de un minuto de partido.

Con lo ajustado del tanteador, entró en escena la experiencia de Tulio Cobos y Alex Morillo, para apaciguar las amenazas y con temple, sapiencia e inteligencia Morillo pudo anotar cuatro puntos consecutivos sobre el cierre que a la postre terminó significando el triunfo.

Cobos exhibió sus credenciales de capitán. “El Tractor” vino a toda marcha y fue el principal protagonista del lauro al totalizar 19 unidades y fajarse debajo de los tableros con 11 rebotes. Además, consiguió embocar un par de triples, ambos en momentos claves.

El importado Jaelyn Johnson tuvo una grata presentación frente al grupo. Con solo horas en la isla, pudo hacer la adaptación de manera instantánea y no quiso quedarse fuera de la fiesta al contabilizar 17 puntos, con 5 capturas de balón y una jugada de feria que dejó atónitos a los presentes.

Morillo, por su parte, concluyó su también primera presentación formal con la escafandra espacial con 11 tantos.

La victoria tuvo un doble sabor especial. Aparte de lo que significa empezar con el pie derecho una competencia tan reñida y corta como lo es la Copa Superliga, se tradujo en el primer éxito profesional del coach José Gallardo, debutante en estas lides.

“Es gratificante este resultado. Aunque considero más relevante todo los dos meses que tuvimos de pretemporada. El avance, la continuidad, sinergia y empatía de todos estos chicos que siguen creciendo de la mano de Tulio Cobos y Alex Morillo”, rescató el profesor Gallardo tras el desafío.

En cuanto al rendimiento obtenido en cancha, el mandamás fue autocrítico y desde ya manifestó empezar a trabajar en lo que se falló en este primer ensayo.

“Hay que mejorar las pérdidas. El control de la pelota. Incorporar a a Jay (Johnson) al set play del equipo hasta alcanzar las mejores potencialidades de cada uno de mis jugadores”, concluyó.

Supersónicos regresa a cancha el sábado, para medir fuerzas con Centauros de Portuguesa en lo que será otro duro choque contra un rival directo y de jerarquía como los llaneros. 

 

Foto: Prensa Superliga